Estás aquí: Inicio

E-mail Imprimir PDF

Aunque para muchas empresas las bolsas de papel son una mejor alternativa a las de plástico porque supuestamente “protegen el ambiente”, presentan un gran problema. El papel se produce de arboles, cuya tala indiscriminada consume rápidamente nuestros bosques y contribuye grandemente al efecto invernadero. En comparación con las bolsas de plástico, el proceso de producción de bolsas de papel requiere de un 40% más de energía, causa un 70% más de contaminación atmosférica y libera 94% más de desechos a los ríos y mares. Además, el reciclaje de las bolsas de papel es ineficiente, ya que reciclar un kilo de plástico requiere un 90% menos de energía que reciclar un kilo de papel.